Los campos de concentración nazis

Ana María Castro González
Publicado por Alumnado Historia 1º Bachillerato | 10 de mayo de 2005
Sección Siglos XIX y XX
Un recuerdo de las injusticias y los crímenes cometidos por el régimen nazi en los campos de concentración, en el 60 aniversario de su liberación.

La época de Hitler fue una de las peores vividas por la humanidad.Puso en marcha un sistema de aniquilación, a través de los campos de concentración y exterminio, de todos aquellos que se oponían a su régimen político o eran judíos, gitanos, homosexuales...

Cuando los trabajadores llegaban a esos horribles campos, simplemente a los que podían aguantar los ponían a trabajar, en unas condiciones infrahumanas, eran verdaderos esclavos... Comían, pero una comida que ni siquiera les llegaba para abrir el apetito. Todas estas condiciones hacían que la expectativa de vida fuera de nueve meses. Muchas personas eran utilizadas como conejillos de indias, con ellos investigaban los efectos de, por ejemplo, la gangrena.

La dureza de esta situación llevó a muchos al suicidio, pues no la podían soportar. Si se tenía la suerte de lado se podía sobrevivir, aunque siempre sabiendo que, probablemente, la vida pendía de un ligerísimo hilo. En todos los campos acabaron, en total, las vidas de seis millones de personas, hombres, mujeres y niños, todos inocentes.

Hitler quería conseguir eliminar la “peste judía” del mundo, pues buscaba la pureza de los arios. También acabó con la vida de homosexuales, gitanos, comunistas, socialistas y cristianos que estaban en contra del Reich; entre ellos muchos españoles que fueron llevados allí después de haber participado en la Guerra Civil Española, al lado de la República, y haberse exiliado en Francia, donde participaron en la resistencia contra los nazis, que habían ocupado una parte de Francia.

Ahora, sesenta años después, algunos de los españoles que consiguieron sobrevivir cuentan su terrorífica historia a toda la gente que les quiere oír. Quieren que la gente no olvide lo ocurrido, y, sobre todo, evitar que algo así pueda volver a ocurrir.

También por el sesenta aniversario muchas personas que estuvieron allí han vuelto a los campos en los que pasaron una parte de su vida. Entre ellos una catalana, Neus Català, a la que en 1944 los nazis llevaron al campo de concentración de Ravensbrück, el mayor campo para mujeres.

Allí los recuerdos se vuelven más palpables, recuerda los duros días de trabajo, el hambre, las compañeras que ya no están; hoy puede ver a aquellas compañeras que tuvieron la suerte, como ella, de salir vivas de ese infierno. Observa el lago que está en el campo y recuerda que las cenizas de las personas incineradas eran arrojadas allí, por lo que las aguas siguen estando turbias. En ese campo murieron 92.000 niños y mujeres. (1)

Es de esperar que esto no vuelva a ocurrir, aunque hay muchos países que están siguiendo un quebrantamiento sistemático de los derechos humanos: torturas, humillaciones, abusos de poder... Se pueden citar muchos ejemplos en la segunda mitad del siglo XX;: las dictaduras latinoamericanas de Chile, Argentina, pero también Guatemala, El Salvador y otros muchos lugares...

Todos deberíamos tener muy presente lo ocurrido, no olvidarlo nunca, pero siempre aprendiendo de los errores, sabiendo que debemos impedir que estos puedan volver a suceder. Como muy bien expresó el Presidente del Gobierno Rodríguez Zapatero el 8 de Mayo de 2005 en su visita al campo de Mauthausen (en este campo fueron internados más de 10.000 republicanos españoles, de los que sólo se pudieron salvar 2.000): "nunca más, nunca más, la opción totalitaria, el horror, el crimen por el crimen. Nunca más la guera de la locura, nunca más el fascismo, el nazismo" (2)

(1) El País, 17 de Abril de 2005. Página 10

(2) El Mundo-La Crónica de León, 9 de Mayo de 2005. Página 38



Comentar este artículo

Comentarios